menúcerrar

Biodiversidad

#

El proyecto para la Restauración Paisajística del antiguo vertedero de la Vall d’en Joan en el Garraf se desarrolla a partir de un sistema agrícola que resuelve simultáneamente los problemas medioambientales que allí se habían creado, la necesidad de crear un nuevo paisaje y la voluntad de convertirlo en un nuevo espacio público. El proyecto fue seleccionado por el comisario de la Biennale di Venezia 2016, Alejandro Aravena, para estar presente en el Pabellón Central y explicar cómo, a través del establecimiento de un proceso agrícola, se consigue recuperar la biodiversidad perdida en un lugar donde se habían vertido los residuos de Barcelona durante 40 años. Para expresar nuestra particular idea de lo que entendemos por “renaturalizar” elegimos el lema Farming the Life, asociando todas las riquezas que descubrimos en la agricultura a la voluntad de recuperar la vida en un lugar degradado.

Infraestructura verde

Nuestras ciudades disponen de un conjunto de infraestructuras verdes muy diversas, que ocupan una parte importante de su territorio y que componen una red de espacios abiertos que está llena de valores ecológicos, de posibilidades de uso para el ocio y de capacidades productivas. Una red ambiental y social que podría ser la columna vertebral de nuestros territorios urbanos. Un conjunto de espacios de características diversas pero con objetivos comunes: fomentar la biodiversidad urbana, promover la conectividad ecológica y social y valorizar su productividad para así garantizar su conservación.

#

Nuevas Naturalezas

Crear nuevas naturalezas es posible. Debemos superar los discursos sobre la conservación de los paisajes, que en muchas ocasiones han perdido los procesos que los hacían posibles, para tratar de recuperar la vida en todos los lugares, incluso en aquellos que la han perdido totalmente. Batlleiroig tiene el compromiso de hacer que todos sus proyectos sean una explosión de vida, reactivando las dinámicas naturales del lugar y promoviendo que se propague como una onda expansiva más allá de sus límites.

#

Edificios biofílicos

Fachadas, cubiertas, patios e interiores verdes mejoran la salud de las personas, la calidad del aire y la biodiversidad de nuestras ciudades. Los edificios deben promover la salud y el confort de los usuarios, entender la relación entre las personas y la naturaleza y los beneficios de las reacciones biológicas que genera. Los balcones, las cubiertas y las fachadas de nuestros edificios, así como las calles y las plazas de nuestras ciudades, se pueden renaturalizar y conectar con los parques que tenemos y los espacios agrícolas que todavía conservamos.

#

Más sostenibilidad

#

Isla de Calor

Proyectando la ciudad bioclimática. Debemos configurar ciudades –espacios públicos y edificios– que dispongan de todas las conectividades posibles, que promuevan la conectividad ecológica, urbana y metropolitana, que refuercen el carácter social de todas las actuaciones y que adquieran la calidad bioclimática necesaria para mitigar los efectos producidos por el cambio climático.

LEER MÁS
#

Agua

Visibilizando el ciclo del agua. El agua se puede recoger en los edificios, retener e infiltrar en los espacios públicos y conducir hacia los espacios naturales cercanos que podemos recuperar, creando así un sistema de drenajes del territorio que redescubre la continuidad del agua, fomenta la creación de nuevos ecosistemas y facilita la implantación de nuevas continuidades cívicas.

LEER MÁS