menúcerrar
Edificio corporativo en Can Mates

El primer edificio de oficinas privado de España con una estructura íntegramente de madera.

Seu de Vega Instruments a Sant Cugat de Vallès
Seu de Vega Instruments a Sant Cugat de Vallès

Sede de Vega Instrumentos en Sant Cugat del Vallès

El proyecto de la nueva sede corporativa para Vega, una empresa de tecnología de medición de nivel y presión para la industria de procesos, plantea un edificio de planta cuadrada de 30x30 m con planta baja más uno y que cuenta con una superficie total de 1.800 m2

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef, Helena Salvadó Giné, Marcos Andrés Trenado – Arquitecto

Equipo

Clàudia Amías Roget – Arquitecto y paisajista / Laura Luque Pan, Gemma Ramon Mestre – Arquitecto técnico

Colaboradores

G+R Structures – Ingeniería de estructuras, Estudis ESL – Ingeniería de instalaciones, Egoin – Ingeniería, fabricación y construcción en madera

Promotor

Vega Instrumentos

Constructora

VOPI4

Estado del proyecto

En curso

Fecha inicio

2019

Superfície total

1.800 m2

UNA FUERTE APUESTA POR LA SOSTENIBILIDAD

La estrecha relación con el cliente, Vega, y el interés común por la innovación y el respeto por el medio ambiente han permitido plantear una propuesta vanguardista y sostenible, convirtiéndose en el primer edificio privado de oficinas con una estructura íntegramente de madera

El edificio cuenta con dos plantas de 30x30m trabajadas en módulos de 5×5. Esta lógica constructiva le permite ser ampliable fácilmente en un futuro y alcanzar la máxima eficiencia.

La planta baja está destinada principalmente a la recepción de visitas, showroom y reparación, por lo que cuenta con un carácter más público y se plantea como un espacio más compartimentado. La planta superior, dirigida a un uso más interno y administrativo de la empresa, cuenta con una planta más diáfana donde se sitúan los espacios de trabajo, despachos, salas de reuniones y de descanso, etc.

© SBDA

UNA FACHADA MODULADA PARA UN EQUILIBRIO ÓPTIMO

La fachada del edificio se plantea como una retícula que sigue siempre la misma modulación y que se aplica en los cuatro alzados del edificio.

La envolvente es una piel exterior cerámica que sigue la lógica estructural, formada por un tercio macizo y dos tercios vidriados. De esta forma se alcanza un equilibro óptimo entre el aprovechamiento de la iluminación natural y el control de la radiación solar, es decir, entre el confort de los usuarios y la eficiencia energética del edificio.

Las carpinterías se colocan retrasadas respeto el plano de fachada para generar una línea de sombra y se proyectan también unas persianas replegables para garantizar la protección solar y bienestar de los usuarios. Además, el color de la madera aporta un tono cálido, tamizando la luz natural.

Una gran escalera interior promueve la movilidad sostenible dentro del edificio. / © SBDA

PROMOVIENDO LA MOVILIDAD SOSTENIBLE EN EL EDIFICIO

En el interior, las comunicaciones verticales se realizan a través de una escalera abierta que se sitúa en el centro del edificio y cuenta con iluminación cenital que permite la entrada de luz natural en la parte central del edificio.

De esta forma, el edificio cuenta con unas escaleras fáciles de localizar, intuitivas, que cuentan con luz natural, amplitud y vegetación. En definitiva, unas escaleras que además de cumplir la normativa, son saludables e invitan a ser usadas.

La madera aporta calidez en los espacios de trabajo y mejora el bienestar de los usuarios del edificio. / © SBDA

LA MADERA, PROTAGONISTA

Para el sistema estructural se opta por una combinación muy interesante y que se encuentra al alza. Se trata de una retícula de elementos porticados de madera laminada GL24H sobre los que se van posando los forjados de CLT. Un sistema lógico con unas luces muy razonables.

La madera es un material natural, sostenible y renovable que tiene unas cualidades técnicas excelentes para su uso en prácticamente cualquier tipo de construcción. Pero su empleo no solo mejora la calidad de nuestras viviendas y ciudades, sino que hace que se aumenten los bosques destinados a su producción, mejorando el mantenimiento de los mismos y elevando el empleo rural.

Para la estructura se utiliza madera de pino insigne (pinus radiata) que se desarrolla en toda la cornisa cantábrica. En este caso, se trata de madera del País Vasco, transformada allí y transportada a Sant Cugat, apostando por un producto local, con el mínimo desplazamiento posible. Con esta decisión, se almacenan 650 toneladas de CO2 en la estructura del edificio.

De esta forma mantenemos nuestro compromiso con el medioambiente, promoviendo materiales de proximidad, reciclables, con consumos mínimos de CO2 de fabricación y emisión.

 

UNA CONSTANTE BÚSQUEDA DE LA AUTOSUFICIENCIA

Sumándose a la elección de un material sostenible como la madera y la apuesta por unas escaleras saludables, se instalan en el proyecto placas fotovoltaicas y un sistema de recogida de aguas pluviales para el riego, reforzando la autosuficiencia del edificio.

Además, en el ámbito de la parcela se plantarán especies autóctonas o adaptadas a la climatología de la zona, con bajos requerimientos hídricos. De esta forma se favorece la biodiversidad del entorno, además de generar espacios sombreados para mejorar la calidad del espacio. En el entorno del edificio se plantan 52 árboles que con su crecimiento captan CO2 y también 3.300 m2 de zonas verdes.

La propuesta de ajardinamiento de los espacios exteriores favorecerá la permeabilidad del suelo libre de edificación para potenciar la infiltración del agua al terreno.

 

Agenda

TV3 pregunta a batlleiroig sobre los nuevos modelos de construcción en madera.

Leer más
TV3 pregunta a batlleiroig sobre los nuevos modelos de construcción en madera.
Proyectos

La alcaldesa de Sant Cugat, Mireia Ingla, visita la obra de VEGA Instrumentos

Leer más
La alcaldesa de Sant Cugat, Mireia Ingla, visita la obra de VEGA Instrumentos