menúcerrar
Edificio de oficinas en la calle Cristóbal de Moura 196 en el 22@

Una nueva generación de oficinas que apuesta por la calidez y sostenibilidad de la madera con sistemas altamente industrializados.

Oficines T3 Diagonal Mar a Barcelona
Oficines T3 Diagonal Mar a Barcelona

Oficinas T3 Diagonal Mar en Barcelona

El edificio T3 Diagonal Mar combina los beneficios de la madera con una alta industrialización para crear unas oficinas sostenibles que promueven el bienestar de sus usuarios. Gracias a su diseño pionero, materiales y técnicas constructivas de vanguardia, T3 Diagonal Mar está preparado para cumplir con los más altos estándares de certificaciones como LEED Platinum, WELL y WiredScore.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef, Helena Salvadó Giné, Anna Lloret Papaseit – Arquitecto

Equipo

Santi Xercavins Julià, Jordi Llàcer Macau, Mario Súñer Díaz, Roger Mermi Ribalta, Marta Sanz Cuso – Arquitecto / Bárbara Freire Ares – Arquitecto y paisajista

Colaboradores

BIS Structures – Ingeniería de estructuras, PGI Engineering – Ingeniería de instalaciones, Ferrés Arquitectos y Consultores – Fachada, Egoin – Ingeniería, fabricación y construcción en madera, G3 – Arquitectos técnicos

Promotor

Hines, Henderson Park

Ubicación

Constructora

OCP – Obra Civil Profesional

Estado del proyecto

En construcción

Fecha inicio

2021

Superfície total

3627 m2

Superfície exterior

163 m2
T3 Diagonal Mar comparte manzana con una residencia de estudiantes diseñada también por batlleiroig, con la que comparte aparcamiento. / © SBDA

Soluciones innovadoras para reducir la huella carbono

La estrecha relación con el cliente y el interés común por la innovación y el respeto por el medio ambiente han permitido plantear una propuesta vanguardista y sostenible, convirtiéndose en el primer edificio de oficinas en Europa que forma parte de la familia T3 (Timber, Transit, Technology).

Este nuevo concepto de diseño de oficinas se asienta sobre tres pilares fundamentales: la calidez y la sostenibilidad de la madera, ubicarse en un entorno emergente bien conectado a la ciudad y la tecnología punta. Este proyecto se ha tomado como una oportunidad para repensar las soluciones constructivas habituales y aplicar materiales y sistemas que reduzcan la huella de carbono. Por esta razón, la madera es la verdadera protagonista de las oficinas.

Para la estructura se utiliza madera de pino insigne (pinus radiata) que se desarrolla en toda la cornisa cantábrica. En este caso, se trata de madera del País Vasco, transformada allí y transportada a Barcelona, apostando por un producto con el mínimo desplazamiento posible.

Además, el edificio cuenta con una fachada de madera carbonizada siguiendo el método Shou Sugi Ban, una técnica tradicional japonesa que consiste en la quema de la capa externa de la madera, de forma que se asegura la protección frente a la humedad, la radiación solar y el ataque de insectos. Esta técnica nos permite utilizar materiales naturales en el exterior asegurándonos una alta durabilidad con bajo mantenimiento.

© SBDA
La planta baja del edificio reserva espacios exteriores para el descanso que conectan con el sistema de espacios públicos de la manzana. / © SBDA

Diseñando nuevas formas de trabajar

El programa se resuelve con una planta baja pública y diáfana en contacto con los espacios libres de la manzana y cuatro plantas de oficinas en las que la disposición del núcleo estructural en la fachada al pasaje permite unos espacios de trabajo diáfanos y flexibles.

Un cálido porche de acceso da la bienvenida a los usuarios del edificio y conecta con el lobby: una verdadera carta de presentación del edificio en el que la madera y la vegetación son protagonistas. Gracias a su gran transparencia, la planta baja transmite la actividad interior del edificio a la calle, consiguiendo una intensa relación con el espacio público. La planta baja reserva un espacio perfecto para la creación de un entorno coworking o salas de reuniones, además de un espacio para cafetería conectado con la terraza.

© SBDA

Espacios de trabajo más domésticos y saludables

Las comunicaciones verticales se realizan a través de una única escalera caracterizada por los tonos cálidos que ofrece la madera y por sus grandes ventanales que aportan iluminación natural y vistas a la ciudad. Las escaleras se han diseñado como espacios saludables que, además de cumplir la normativa, son fáciles de localizar, intuitivas e invitan a ser usadas, promoviendo una movilidad sostenible dentro del edificio.

La disposición del núcleo de escaleras y servicios en la fachada al pasaje permite que T3 Diagonal Mar disponga de unos espacios de trabajo abiertos, flexibles y adaptables a cualquier empresa.

La madera y los grandes ventanales panorámicos confieren unos interiores que aportan calidez y bienestar a sus usuarios. Además, se cuidan al detalle los acabados y se mantienen las instalaciones vistas, permitiendo una gran altura libre en las plantas de trabajo y aportando carácter al espacio.

© SBDA

Hacia un nuevo modelo de construcción más eficiente e industrializado

La elección de sistemas industrializados supone una intensidad previa a obra muy alta, pero que se ve recompensada con un gran control sobre el proceso, una obra más rápida y segura, mayor optimización y un proceso de construcción más limpio y eficiente.

Continuando con esta estrategia, se ha diseñado una fachada de muro cortina modular que reduce el tiempo de puesta en obra. En la cimentación, donde no hay alternativa al hormigón, se ha escogido un sistema de pilotes hincados prefabricados que nos permite optimizar al máximo la cantidad de hormigón utilizado.

 

Mucho más que madera

T3 Diagonal Mar cuenta con sistemas de ventilación de última generación y altamente eficientes para garantizar la máxima calidad del aire interior y un entorno de trabajo saludable. El sistema de iluminación del edificio utiliza la tecnología DALI para adaptarse automáticamente, aprovechar la luz natural exterior y minimizar el consumo.

Además de las medidas pasivas para reducir el consumo, se ha destinado espacio en la cubierta para la producción de energía fotovoltaica in situ, que permite el autoconsumo en el edificio y reduce la demanda energética externa mediante 92 paneles fotovoltaicos (34 kW de potencia eléctrica) conectados directamente al sistema eléctrico del edificio.

Para minimizar el impacto ambiental del sótano requerido por normativa, se decidió proyectarlo compartido con la residencia de estudiantes colindante, también diseñada por batlleiroig, que está destinado a aparcamiento. Éste cede un gran protagonismo a la movilidad sostenible, incorporando 102 plazas para bicicletas. Además, su acceso se produce a través de una rampa adaptada a bicicletas y patinetes.