menúcerrar
Edificio corporativo para Inditex en Narón, A Coruña

Sede corporativa de Pull&Bear en Narón

Seu de Pull & Bear a Narón
Seu de Pull & Bear a Narón

Sede de Pull&Bear en Narón

La sede de Pull&Bear en Narón fue proyectada y construida para cubrir las necesidades presentes y futuras de la cadena, y con la vocación de crear un edificio integrado en el entorno que le rodea, eficiente energéticamente y con espacios diáfanos que optimizan la iluminación natural.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef – Arquitecto

Equipo

Miriam Aranda, Carla Cadavid Izquierdo, Beatriz Barral Santos – Arquitecto / Maria Duran – Arquitecto y BIM Manager / Diana Calicó Soler, Marc Torrella Mayol – Arquitecto técnico / Dolors Feu – Ingeniera técnica agrícola y paisajista

Colaboradores

STATIC Ingeniería – Ingeniería de estructuras, DM Ingeniería – Ingeniería de instalaciones

Promotor

Pull&Bear, Inditex

Constructora

Goa Invest

Estado del proyecto

Construido

Fecha inicio

2013

Fecha final

2015

Superfície total

23000 m2
© Antonio Navarro Wijkmark

De planta rectangular —de 180×85 metros— y dos alturas, el proyecto plantea una estructura palafítica abierta que permite ubicar en planta baja, además del acceso al edificio, el aparcamiento de vehículos. La planta se organiza en tres franjas longitudinales: la central alberga cuatro núcleos de accesos y servicios, con cuatro patios para iluminación y ventilación. Las otras dos contienen las áreas de trabajo. La orientada a norte se destina al diseño y desarrollo de producto. Con 37 metros, es la de mayor anchura, y totalmente diáfana. Se ilumina de forma natural a través de la fachada acristalada. La orientada a sur acoge los usos que requieren compartimentación —salas de visita, showroom, patronaje, office, e-commerce—, y el vestíbulo a doble altura, una escalera abierta y los ascensores acristalados.  El diseño incorpora un gran espacio libre donde se ha implantado una gran zona verde que permite incorporar espacios de descanso y desconexión para los usuarios.

© Antonio Navarro Wijkmark

Dada su ubicación, en el Noroeste de la península y por tanto la baja incidencia solar en la zona, el edificio se plantea completamente acristalado. Las fachadas confieren al nuevo edificio una imagen sobria y ligera donde el vidrio y el aluminio son los materiales protagonistas permitiendo que la luz natural inunde los espacios interiores al mismo tiempo que un repertorio de lamas confiere protección solar a las orientaciones sur —con lamas horizontales—, este y oeste —con lamas verticales—. Un sistema de patios con vegetación permite reforzar la iluminación de las zonas interiores más alejadas del perímetro de la fachada y a la vez generar una circulación de aire natural que mejora el confort térmico en los periodos cálidos, tanto en las plantas de oficinas como en el aparcamiento.

© Antonio Navarro Wijkmark
© Antonio Navarro Wijkmark

Los interiores se han concebido a partir de la sencillez y la claridad, donde los tonos claros dominan los espacios y permiten una buena reflexión de la luz. Esta gran neutralidad se ha compensado con algunas superficies de pino natural que aportan un carácter más natural y amable a estos espacios interiores. Destaca de entre todas las estancias una gran sala de trabajo de 6.000 m2 totalmente diáfana y libre de pilares ubicada en el nivel superior y donde se desarrollan gran parte de los procesos de diseño y compras en unas condiciones de iluminación y acústica de gran calidad, creando un ambiente de trabajo que fomenta la concentración, la creatividad y la comunicación fluida.

© Antonio Navarro Wijkmark
© Antonio Navarro Wijkmark

El edificio ha obtenido la calificación LEED GOLD que otorga el USGBC (United States Green Building Council) en cuanto a sostenibilidad y ahorro energético, destacando el tratamiento de la planta baja como espacio exterior ventilado con función de aparcamiento, unas pieles tecnológicas, eficientes y bien protegidas del sol, unos patios que fomentan la circulación natural de aire, el aprovechamiento de la energía sobrante de edificios anexos, los sistemas de control lumínico interior, sistemas de ahorro de agua y el desarrollo de zonas exteriores con vegetación. Todas estas medidas permiten un ahorro de agua de más del 50% y de energía de más del 30% respecto a oficinas convencionales y evitan la emisión de más de 230 toneladas de CO₂ a la atmósfera.

© Antonio Navarro Wijkmark
© Antonio Navarro Wijkmark
© Antonio Navarro Wijkmark