menúcerrar
Modificació puntual del PGOM y Projecte d'Urbanització als àmbits de la plaça Onze de Setembre i de l'Avinguda de Jaume I

La ordenación de dos vacíos urbanos del municipio de Sant Fruitós permite completar la plaza donde se sitúa el emblemático cubierto de la máquina de trillar.

Ordenació Onze de Setembre – Jaume I a Sant Fruitós de Bages
Ordenació Onze de Setembre – Jaume I a Sant Fruitós de Bages

Ordenación Onze de Setembre - Jaume I en Sant Fruitós de Bages

El planeamiento ordena dos vacíos urbanos de carácter diferente: el espacio alrededor del emblemático Cubierto de la Máquina de Trillar, en una posición céntrica del pueblo y usado como plaza central para acoger actos populares; y el vacío urbano existente a las afueras, junto a la circunvalación de la avenida Jaume I

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran – Arquitecto

Equipo

Abel Porcar Badal – Arquitecto y urbanista / Mario Súñer Díaz – Arquitecto

Promotor

Ajuntament de Sant Fruitós de Bages

Estado del proyecto

Aprobado definitivamente

Fecha aprobación definitiva

2016

Uso principal

Residencial

Superfície total

23986 m2

Superfície techo

21.631 m2

Número viviendas

198

A pesar de la industrialización que, como toda la ribera del Llobregat, se llevó a cabo durante la segunda mitad del siglo XIX, Sant Fruitós mantuvo una importante actividad agrícola. La potencia de la agricultura en la economía local se puede comprobar en uno de los elementos más representativos del pueblo, el Cubierto que, a principios de los años 1950, construyó la Cámara Agraria Municipal para resguardar la Màquina de Batre, situado en aquel tiempo fuera del núcleo urbano.

Durante las décadas siguientes, el refuerzo de la industrialización de la comarca y de su importancia como núcleo de comunicaciones llevó a un importante crecimiento de la población. Este crecimiento se concretó en varias extensiones en forma de ensanche a ambos lados del eje formado por la carretera de Vic, que acabaron rodeando el ámbito del Cubierto de la Màquina de Batre. La trama de ensanche sobre la que se produjo el crecimiento en este sector, sin embargo, no previó la reserva de un espacio digno para el Cubierto, y el espacio libre que quedó a su alrededor fue fruto de la casualidad. Este espacio, sin embargo, tiene una calidad que no se corresponde con la significación que tiene el Cubierto para el pueblo. A pesar de las carencias en la configuración del espacio público y en su urbanización, el espacio que rodea el Cubierto (conocido como plaça Onze de Setembre) sirve para la organización de eventos y con ciertas mejoras podría utilizarse como espacio público central de un pueblo que, por su crecimiento histórico, no ha tenido una plaza mayor que hiciera la función de punto central de reunión del municipio.

Por otra parte, al sur de la población se abrió en los años noventa la avenida de Jaume I y en el sur de esta vía se había hecho un pequeño desarrollo que comenzaba a poblarse con pequeñas edificaciones de viviendas unifamiliares y plurifamiliares, junto al Raval ya existente. El planeamiento general llenaba el vacío existente entre la avenida y el centro del pueblo (final de las calles Nou y Montserrat) con un suelo urbano ordenado según una trama similar a la situada al sur de la avenida y con vivienda unifamiliar, pero esta ordenación nunca se ejecutó.

Sector Onze de Setembre / Jaume I

La propuesta ordena estos dos espacios vacíos de naturaleza diferente. En el sub-ámbito de la plaça Onze de Setembre se propone la generación de un espacio público donde el Cubierto sea el protagonista, concentrando los suelos de aprovechamiento privado, con una edificación de planta baja +3 en la esquina entre las calles Eugeni d’Ors y Arquitecte Gaudí y permitiendo la ampliación de la plaza, que tendrá una relación más directa con los suelos urbanos del entorno. El espacio público se organiza con gradas alrededor del espacio que ocupa el Cubierto, que combinan los espacios blandos y duros, mientras que en la esquina entre las calles Eugeni d’Ors y Arquitecte Gaudí se reserva espacio para una gran explanada que funcione como lugar de celebración de actos y ampliación del espacio reservado para el mercado.

En el sub-ámbito de la avenida Jaume I se propone la reordenación del tejido urbano previsto, por lo que el nuevo espacio libre pase a ser el elemento organizador de la ordenación, conectando los espacios libres junto al río con la existente plaza Nouna, donde enlaza con el recorrido del antiguo Camino de Viladordis, cuya traza queda reconocida en la nueva ordenación. Esta zona verde está flanqueada por nuevas edificaciones de alturas contenidas y similares a las del tejido urbano vecino, y conecta con las calles del perímetro mediante los espacios vacíos entre edificaciones.

© Jordi Surroca
© Jordi Surroca