menúcerrar
Plan Especial y proyecto de urbanización del sector Sant Domènec - el Colomer

La geografía como directriz de un crecimiento urbano que introduce el efecto "cool island" dentro de la ciudad a través de un parque lineal.

Parc Central de Sant Cugat del Vallès
Parc Central de Sant Cugat del Vallès

Parque Central de Sant Cugat del Vallès

Esta extensión urbana se basa en el establecimiento de un parque lineal a lo largo de una riera existente, conservando en su interior el carácter agrícola de las parcelas del entorno. A ambos lados se disponen, de forma paralela al parque, dos viales perimetrales que a su vez ordenan los crecimientos residenciales propuestos, que completan los existentes.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran – Arquitecto

Promotor

Ajuntament de Sant Cugat del Vallès

Estado del proyecto

Aprobado definitivamente

Fecha inicio

1989

Fecha aprobación definitiva

1989

Uso principal

Residencial / Terciario

Superfície total

165.640 m2

Superfície techo

98.923 m2

UNA FRANJA VERDE EN SANT CUGAT

Sant Cugat del Vallès es una población del entorno metropolitano de Barcelona que en los últimos 40 años ha visto doblada su población con la ocupación de suelos previamente rurales.

El parque Central ocupa uno de estos sectores, el denominado Sant Domènec-Colomer. Se trata de una franja estrecha y larga que se extiende desde el centro de la población hasta uno de los colinas próximas, recorrida longitudinalmente por un torrente.

Vista general del parque

ADAPTÁNDOSE A LA TOPOGRAFÍA

La ordenación urbanística centra su atención en dos temas principales: la concentración de la zona verde en una franja central que protege el torrente, y la adaptación del trazado viario y la edificación a la morfología del lugar.

La ordenación de la edificación en los bordes del parque permite que todo el vecindario disfrute de la proximidad al espacio verde. El proyecto del parque tiene en cuenta la topografía del pequeño barrio sobre el que se asienta, su carácter agrícola y la fuerte presión social que su inmersión urbana conlleva.

© Jordi Surroca

DOS TRAZAS

La vialidad principal, que es la paralela al parque, se diseña según dos trazas distintas: una rectilínea, proponiendo un orden geométrico claro y la otra sinusoide, adaptándose a los trazados existentes.

La traza curvilínea se desglosa en una sección escalonada que manteniendo una acera mínima permite adosar un paseo-muelle a media altura entre parque y calle. Este paseo que va dando accesos puntuales al parque es la alternativa más urbana del proyecto, convirtiéndose en un mirador sobre el parque y sobre la ciudad.

En el interior se restituye el trazado del torrente y se acompaña de un sendero, sensiblemente paralelo a él, que permite recorrer todo el sector en sentido longitudinal. Un sistema de caminos transversales, siguiendo la parcelación agrícola, completa la conexión con los límites perimetrales.

La vegetación evoca los ecosistemas propios de la zona: alineación de hoja caduca sobre el torrente y el camino longitudinal, de hoja perenne sobre los caminos transversales, pequeños bosquecillos de hoja perenne en la demarcación de los campos y diversos tipos de gramíneas en los campos.

© Jordi Surroca