menúcerrar
Edificio de oficinas en Carretera del Prat 8-14

Un edificio sostenible y eficiente que, aprovechando la estructura existente, será capaz de mejorar la calidad de vida de los usuarios y de su entorno más cercano.

Oficines a Carretera del Prat a Barcelona
Oficines a Carretera del Prat a Barcelona

Oficinas en Carretera del Prat en Barcelona

El proyecto de oficinas en la Carretera del Prat reforma y amplía un edificio obsoleto diseñado para los vehículos que, gracias a una nueva estructura, suma dos plantas, una renovada fachada biofílica y una cubierta verde productiva. Una intervención que mejora la relación del edificio con el entorno y aporta espacios diseñados para las personas y en contacto con la vegetación.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef, Helena Salvadó Giné – Arquitecto

Equipo

David Sesé López, Antoni Monté Llopis, David Bravo Villafranca, Marta Sanz Cuso – Arquitecto / Josu Acebrón Gutierrez – Arquitecto y paisajista

Colaboradores

BIS Structures – Ingeniería de estructuras, PGI Engineering – Ingeniería de instalaciones, TRAM ARQ – Dirección de ejecución de obra, A3AT – Coordinación de seguridad y salud

Promotor

Heptaprim

Ubicación

Constructora

VOPI4

Estado del proyecto

En construcción

Fecha inicio

2020

Superfície total

11.524 m2

Superfície exterior

1.824 m2
© SBDA

Rehabilitar como principio de sostenibilidad

El edificio de oficinas en la Carretera del Prat transforma un edificio existente de principios de los años 90. Un edificio que se había diseñado para los vehículos –como taller y garaje–, se reforma y amplía para convertirlo en un edificio de oficinas diseñado para las personas.

La estrategia de la intervención consiste en desmontar las fachadas, particiones y escaleras interiores, manteniendo la estructura original del edificio para reformarlo y ampliarlo con dos nuevas plantas.

El hecho de aprovechar la estructura existente ha sido una premisa planteada como principio de sostenibilidad, ya que esto  permite alargar y mejorar la vida útil del edificio, amortizando en el doble de tiempo el impacto ecológico generado en su construcción inicial.

 

Un nuevo sistema de cerchas metálicas

La nueva estructura de las oficinas se ha diseñado respondiendo a la necesidad de ampliación de dos nuevas plantas, pero buscando minimizar el impacto y la sobrecarga en la estructura del edificio existente.

Esto se consigue mediante el refuerzo de una línea interior de pilares y la creación de otra nueva delante de la fachada actual, para poder soportar  unas cerchas metálicas de 32 metros. De ellas cuelga la nueva cubierta ligera y el forjado de la planta tercera, dejando así un espacio de oficinas de 1.800 m2 completamente libre de pilares.

De esta forma, se reduce considerablemente la necesidad de refuerzo en la estructura y cimentación existente, a la vez que se genera un espacio de trabajo diáfano y flexible, óptimo para el uso de oficinas.

Al ubicar las cerchas por encima del plano de cubierta, la estructura pasa a ser un elemento clave de la imagen arquitectónica del edificio. Además, gracias a la industrialización de las cerchas en taller, permite reducir el tiempo de construcción y compaginarlo con otros trabajos in situ.

© SBDA

La fachada biofílica, nueva imagen del edificio

La propuesta aporta una nueva imagen al edificio, mejorando su transparencia y la relación entre interior y exterior, a la vez que incorpora vegetación.

Para ello se desmonta completamente la fachada existente, cerrada y con varios niveles y volúmenes, para generar una nueva fachada más abierta, transparente y ordenada. Esta actuación no solo mejorará la calidad interior de las oficinas sino también su relación con el entorno inmediato.

Respondiendo a la proximidad y altura de edificios vecinos, se reconvierte una cubierta contaminante anteriormente ocupada por coches, en una nueva cubierta verde y productiva.

Al ser más baja que los edificios vecinos, se diseña como la quinta fachada del edificio. En ella se introducen zonas ajardinadas y una pérgola de placas fotovoltaicas que, además de producir energía, reducirá el asoleo directo.

© SBDA

Espacios diáfanos, en contacto con espacios exteriores y vegetación

El acceso al edificio se hace por una de sus esquinas, a través de un porche elevado sobre la calle y en contacto con un hall interior a doble altura que da la bienvenida a los usuarios y aporta permeabilidad a la planta baja. Para el acceso rodado al edificio, se mantienen la rampa y el sótano ya existentes en el edificio aprovechándolos para su uso de aparcamiento.

La intervención también pretende optimizar la ubicación de los núcleos de escaleras y ascensores agrupándolos en los extremos de cada planta para dejar de esta forma unos espacios amplios que permiten una organización muy flexible.

Las plantas de oficinas, de entre 1.400 y 1.800 m2 de espacio de trabajo diáfano, se van escalonando a medida que subimos, generando en todas ellas terrazas accesibles a ambos lados.

La creación de estos espacios exteriores en el edificio no solo permite la limpieza de fachadas sin necesidad de medios auxiliares, sino que, potencian los beneficios de la biofilia en el entorno de trabajo al incluir en estos espacios vegetación. Además, este filtro vegetal en las terrazas controla la incidencia solar en las fachadas, ayudando a reducir el efecto “isla de calor”.

 

Proyectos

Comienza la puesta en obra de la nueva estructura metálica de las oficinas en Carretera del Prat.

Leer más
Comienza la puesta en obra de la nueva estructura metálica de las oficinas en Carretera del Prat.