menúcerrar
Edificio corporativo para Inditex en el Parc del Alba

Una fachada dinámica y de alta eficiencia energética para unas oficinas inundadas de luz natural que promueven la biodiversidad, la salud y el bienestar.

Seu de Stradivarius a Cerdanyola de Vallès
Seu de Stradivarius a Cerdanyola de Vallès

Sede de Stradivarius en Cerdanyola del Vallès

La sede central de Stradivarius se encuentra en el Parc del Alba de Cerdanyola del Vallés, uno de los polos de actividad económica más importantes de la metrópolis de Barcelona, con una conectividad excelente y justo al lado del Parque natural de Collserola.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef – Arquitecto

Equipo

Carla Cadavid Izquierdo, Beatriz Barral Santos, Marcos Andrés Trenado, Segundo Rodríguez, Marta Peinado – Arquitecto / Diana Calicó Soler, Francisco Palau – Arquitecto técnico / Dolors Feu – Ingeniera técnica agrícola y paisajista

Colaboradores

STATIC Ingeniería – Ingeniería de estructuras, JG Ingenieros – Ingeniería de instalaciones

Promotor

Stradivarius, Inditex

Constructora

Goa Invest

Estado del proyecto

Construido

Fecha inicio

2016

Fecha final

2017

Superfície total

45.170 m2

UN EDIFICIO DE ARQUITECTURA SINGULAR

El nuevo edificio, proyectado por batlleiroig, consta de 31.600 m2de oficinas que se desarrollan en 3 plantas y una planta baja de aparcamiento. Los espacios de trabajo inundados de luz natural, se caracterizan por ser diáfanos, de gran tamaño y con alturas libres de 4,5 metros en algunas zonas. Un repertorio de patios interiores permite iluminar de manera natural los espacios más alejados de las fachadas. Un núcleo de comunicaciones central permite la relación entre las distintas plantas del edificio.

El proyecto incorpora algunas de las soluciones utilizadas en el diseño de otras sedes del grupo Inditex, como la estructura palafítica, el aparcamiento bajo el edificio o la disposición del programa en franjas. / © Antonio Navarro Wijkmark

UN ZÓCALO AJARDINADO

La parcela donde se desarrolla el edificio tiene una superficie de 18.000 m2. Un zócalo ajusta el edificio a las fuertes pendientes de las calles perimetrales y define la entrada principal al mismo desde un gran patio ovalado donde se ubica una magnolia singular.

La planta de aparcamiento, con una capacidad para casi 300 vehículos, se sitúa al mismo nivel que la entrada principal. El aparcamiento queda abierto a los distintos patios interiores y perimetrales ajardinados que le ofrecen iluminación natural y ventilación directa.

El sistema interactivo de lamas verticales en las fachadas permite garantizar la eficiencia energética de un edificio diseñado según criterios de sostenibilidad y en el que juega un destacado papel la vegetación. / © Antonio Navarro Wijkmark

EL CONFORT DE LOS EMPLEADOS COMO PRIORIDAD

El confort de los espacios de trabajo de los 300 empleados del edificio se asegura mediante sistemas demóticos centralizados de control lumínico y de climatización. En las zonas de trabajo se ha cuidado especialmente el confort acústico y los acabados interiores que combinan los tonos claros con texturas naturales de madera.

Los espacios de trabajo se complementan con zonas de descanso con terrazas exteriores, un comedor corporativo con salida al jardín y un gimnasio, todo ello para favorecer el bienestar de las personas durante la jornada laboral.

Las escaleras son fáciles de localizar, disponen de luz natural, amplitud, ergonomía, vegetación y conectan las plantas de forma intuitiva. / © Antonio Navarro Wijkmark

SOSTENIBILIDAD, VEGETACIÓN Y EFICIENCIA ENERGÉTICA

La sostenibilidad es la base del diseño de unas fachadas que se caracterizan por un sistema interactivo de lamas verticales de color blanco que, más allá de una imagen atractiva y muy singular, le aportan funcionalidades de gran valor que garantizan eficiencia energética y reducción de consumos mediante sistemas domóticos de gestión.

La vegetación autóctona y de bajo consumo hídrico se integra en los espacios exteriores que rodean al edificio, así como en el repertorio de patios interiores y en el vestíbulo principal de acceso a modo de cascada vegetal. El riego de la vegetación proviene de un sistema de reaprovechamiento de aguas pluviales que también alimenta a los sanitarios y que permite un ahorro del 45% de agua dedicada a estos usos.

Todas las acciones de eficiencia energética permitirán reducir el consumo eléctrico del edificio en un 30% y el consumo de agua potable interior en un 45%. Estos ahorros junto a la elección de materiales reciclables y de proximidad, así como el conexionado a la red de District-Heating permitirán que el edificio pueda obtener una certificación LEED GOLD.

© Antonio Navarro Wijkmark