menúcerrar
Cementerio Metropolitano de Roques Blanques en el Parque Natural de Collserola

Una intervención paisajística respetuosa con la topografía del Parque Natural de Collserola.

Cementiri de Roques Blanques al Papiol
Cementiri de Roques Blanques al Papiol

Cementerio de Roques Blanques en El Papiol

El cementerio de Roques Blanques se caracteriza por ser el Cementerio Público de mayor importancia -por dimensión y capacidad- y por ser modélico tanto en su sistema mixto de gestión como en su integración medioambiental dentro del Parque Natural de Collserola.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Olga Tarrasó Climent – Arquitecto

Equipo

Lluís Roig – Arquitecto técnico

Promotor

Corporació Metropolitana de Barcelona

Estado del proyecto

Construido

Fecha inicio

1981

Fecha final

1985

Superfície total

560.000 m2

UNA UBICACIÓN PRIVILEGIADA

El Cementerio de Roques Blanques está emplazado en la Sierra de Collserola en Barcelona, al pie del Pico Madrona, donde el macizo montañoso se encuentra con el trazado natural de la torrentera de Rubí. Una topografía muy irregular, con pendientes de entre el 15% y el 30%, y el carácter boscoso de la zona, con profusión de pinos, encinas y robles, determinan fuertemente la imagen del lugar. La decisión de diseñar los nichos como muros de contención, permitiendo la creación de terrazas a la manera de franjas agrícolas, permite la adaptación del proyecto a esta singular topografía.

El cementerio se concibe como un conjunto de jardines aterrazados diseminados por las laderas boscosas. / © Jordi Surroca, Gael del Río

RECUPERANDO EL LENGUAJE AGRÍCOLA TRADICIONAL

Estas terrazas se agrupan en grupos de dos o tres formando conjuntos cerrados. La pavimentación de árido fino y la plantación de árboles originarios del lugar, combinados con árboles más propios de jardín (palmeras, plátanos, cedros…) y arbustos recortados según formas geométricas, confieren al conjunto el aspecto de jardín abandonado anclado en el paisaje. Frente a los muros, una estilizada pérgola con hiedras, jazmines y glicinias posibilita la creación de un ámbito más íntimo, al tiempo que ayuda a crear un lenguaje global para el conjunto. Reducimos de esta manera la forma de asentamiento agrícola típica del mediterráneo, así como la de los jardines situados en lugares de semejante topografía.

La utilización de un único material, el bloque de hormigón, vincula el cementerio con la austera arquitectura agrícola de la zona. / © Jordi Surroca, Gael del Río
El proyecto de implantación destaca por su cuidadosa adaptación a la topografía del entorno y por la integración medioambiental en el entorno boscoso en el que se encuentra inmerso. Joan Roig i DuranArquitecto / Founding Partner

TALUDES, MUROS Y BANCALES

La integración paisajística se consiguió mediante el uso del lenguaje agrícola tradicional: taludes, muros de contención y bancales que organizan los diferentes espacios de reflexión. También mediante el uso de la vegetación endémica de la zona combinada con la vegetación propia del jardín mediterráneo. La terraza, concebida como un jardín, se arbola con especies autóctonas para dar continuidad a los bosques colindantes.

Este lenguaje vegetal es uno de los pilares del carácter medioambiental del cementerio. La puesta en valor y el respeto por el espacio natural son el hilo conductor de la actividad del equipamiento: iniciativas como el “Bosc de la Calma” el Árbol familiar, el Columbario de Tierra, el Jardín y la Fuente del Reposo son claros ejemplos de su apuesta medioambiental, utilizando maneras más respetuosas de integrar esta actividad en el medio ambiente.

UN CAMINO PARA CONOCER EL PAISAJE

Este conjunto de agrupaciones se recorre mediante una carretera de circunvalación de una instalación de una sola dirección, asentada sobre unos caminos existentes de los que cuelgan las diferentes agrupaciones con salidas y entradas autónomas. La unidireccionalidad de la carretera imposibilita el perderse ya que siguiéndola en la dirección indicada se sale al lugar de partida, ofreciendo a la vez todos los puntos de vista posibles sobre el paisaje y por lo tanto un intenso conocimiento geográfico del lugar que se visita.

La antigua masía que se reconvierte en sede de los servicios de administración, es el lugar de inicio y final de este recorrido. Unos cuerpos de nueva construcción sustituyen las antiguas construcciones adosadas, a la vez que liberan dos patios alrededor del volumen principal que lo cierran respecto al exterior.

La totalidad del cementerio, tanto edificios como muros, se construye con bloques de hormigón prefabricado, ritmado por una pieza de piedra artificial, que le da un aspecto de actuación dispersa al espacio, y se relaciona con las construcciones agrícolas que se encuentran esparcidas por toda la zona.

 

Agenda

El cementiri de Roques Blanques, al TN Vespre de TV3.

Leer más
Premios

El nostre projecte del cementiri municipal de Roques Blanques ha rebut el Premi a la Millor Iniciativa Mediambiental.

Leer más
El nostre projecte del cementiri municipal de Roques Blanques ha rebut el Premi a la Millor Iniciativa Mediambiental.