menúcerrar
Urbanización del tramo norte de la rambla de la Girada en Vilafranca del Penedès

Una rehabilitación sostenible que prioriza la movilidad lenta, promueve la cohesión social y duplica la superficie verde de la rambla.

Rambla de la Girada a Vilafranca del Penedès
Rambla de la Girada a Vilafranca del Penedès

Rambla de la Girada en Vilafranca del Penedès

La Rambla se convertirá en un corredor verde que conectará con el Eje de la vía y otras zonas residenciales. A favor de la nueva ciudad caminable y accesible, se descongestionará la rambla de la invasión del coche y se ofrecerá al peatón libre circulación por todo el ancho de la calle.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Iván Sánchez Fabra – Arquitecto/ Joan Batlle Blay – Arquitecto y paisajista

Equipo

Mercè Lorente i Gras, Isabel Pérez Manén – Arquitecto

Promotor

Ajuntament de Vilafranca del Penedès

Estado del proyecto

Proyecto básico

Fecha inicio

2021

Superfície total

4348 m2

MAXIMIZANDO LA SUPERFICIE VERDE

El proyecto de reurbanización del tramo de la Rambla de la Girada opta por una rehabilitación sostenible aplicando un cambio de paradigma en el que se prioriza la movilidad lenta y se garantiza la accesibilidad universal.

La rambla hoy en día tiene una sección tradicional de rambla simétrica, donde el coche es el protagonista y el espacio destinado al peatón queda en un segundo plano.

El proyecto prevé maximizar la zona para los peatones, reducir el paso de vehículos exclusivamente a los vecinos y servicios y aumentar las superficies verdes. De esta forma, se convertirá en un nuevo corredor verde ecológico, que promueve la cohesión social y la descarbonización con el objetivo de crear una ciudad más saludable preparada para combatir la emergencia climática.

AUTOGESTIÓN DE LAS AGUAS PLUVIALES

El proyecto propone un sistema urbano de drenaje sostenible (SUDS) que retiene, lamina e infiltra el agua de la lluvia dentro del ámbito. Los SUDS favorecen la recarga del nivel freático y disminuyen el agua que llega a la red municipal.

Para reurbanizar la rambla, se opta para maximizar la superficie verde, acompañando los grandes plataneros existentes con nueva vegetación arbustiva que favorecerá la biodiversidad. El uso de pavimentos de drenantes y permeables ayudarán a la mitigación de la isla de calor y al control térmico del ambiente de todo el sector.

Para que sea posible una buena gestión sostenible de las aguas pluviales, se conforman dos biótopos longitudinales que recogen las aguas a lo largo de toda la rambla y la conducen a los puntos bajos. Gracias a unos diques, construidos con elementos reciclados de los escombros de la obra, es posible frenar y controlar mejor la velocidad del agua.

Autogestionar el agua de la lluvia es una oportunidad paisajística para hacer una ciudad más verde.

UNA CONFIGURACIÓN SIMÉTRICA

Toda la rambla se configura siguiendo con una sección tipo simétrica que varía mínimamente según las exigencias del proyecto. Para pacificar la calle, el espacio destinado al vehículo se limita a un carril de circulación por cada sentido eliminando las franjas de aparcamiento existentes.

Toda la sección de la calle es en plataforma única compartida de adoquín de 5,5 metros. A continuación, una franja de adoquín drenante de anchura variada permite un nuevo espacio destinado a la implantación de las terrazas de la restauración existente.

Alternando con las terrazas, habrá espacios de estancia con mobiliario urbano bajo la sombra de los árboles. Se mantienen los plataneros ejemplares puesto que forman parte de la Rambla y tienen gran valor botánico. Para acompañarlos, se plantan dos nuevas alineaciones de árboles (una a cada lado) para dotar de más sombra el espacio.

© SBDA

TRES TERRAZAS PARA RESOLVER LA PENDIENTE

A causa de la pendiente que presenta la rambla de la Girada, la propuesta plantea la estrategia de formar terrazas a lo largo de la calle para crear pequeños espacios planos de estancia más amables y con más posibilidad de uso.

De este modo, al reducir a cero la pendiente, es más fácil la pavimentación blanda con sablón y la implantación de mobiliario urbano y juegos infantiles. En este tramo se configuran tres terrazas con un desnivel de 90 cm respectivamente, conectadas entre ellas con rampas accesibles.

Los elementos de contención de estas terrazas se formalizan en forma de gradas, que no solo tienen una funcionalidad estructural sino que permiten que se utilicen como anfiteatros para pequeños acontecimientos. También, el escalonamiento permite la plantación de especies vegetales florales que favorecen la extensión del verde.

Sección longitudinal del área de intervención del proyecto.