menúcerrar
Peatonalización del centro de Amiens

Adaptación del centro de Amiens a través del trazado romano.

Peatonalització del centre d’Amiens
Peatonalització del centre d’Amiens

Peatonalización del centro de Amiens

La adaptación del centro urbano de Amiens a los requerimientos exigidos por la peatonalización de esta área urbana se convierte en el soporte de una actuación que se propone como objetivo básico la recuperación de los signos perdidos de la ciudad. Estos datos, desaparecidos en gran medida en la contienda mundial y en la homogeneización impuesta por la posterior reconstrucción de la ciudad, son entendidos como instrumentos que permitirán construir su futuro.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran – Arquitecto

Promotor

Amiens Métropole

Ubicación

Estado del proyecto

Construido

Fecha inicio

1990

Fecha final

1992

Superfície exterior

12.000 m2

El proyecto trata de recuperar para sus habitantes la memoria de la ciudad a través, fundamentalmente, de su forma. Así adquieren vital importancia en el diseño las trazas ortogonales del cardus y el decumanus romano, las alineaciones paralelas a las vías de acceso al primitivo poblado galo o la disposición en planta de los escasos edificios medievales que restan en pie, la Malmaison y el Beffroi.

Durante la construcción, el descubrimiento de la antigua muralla romana dio pie a incorporar otra faceta histórica inédita en el conjunto peatonal, no de una manera directa -excavándola y mostrándola en su totalidad- sino de una forma indirecta, provocando que el ciudadano la observara parcialmente, casi como si se tratase de un voyeur y la entreviera por el ojo de la cerradura. Esta operación, denominada por nosotros mismos como “los ojos de la ciudad”, ha permitido diseminar a lo largo de la zona peatonal pequeños observatorios del pasado.

La plaza Gambetta se proyecta a través del trazado romano que proviene de la rue des Trois Cailloux. Este trazado organiza el pavimento en una trama de losas de granito gris que contienen en el recuadro un pavimento de ladrillo. Esta superficie se opone a otra diseñada con piezas de adoquín cortadas en dos dejando vista la parte más lisa, definiendo de esta manera la circulación de los peatones. La circulación de los vehículos se determina a partir de la disposición de la misma pieza de adoquín colocada entera y por la disposición de las farolas, los árboles y la iluminación encastrada en el suelo. El pavimento de adoquín proviene de las calles Vergeaux y Sergents y entra hacia el centro de la plaza donde se propone un auditorio al aire libre: una zona deprimida escalonada que parte de la cota actual delante de la fachada de los edificios y desciende 2,10m justo delante de la rue Des trois Cailloux. En este punto se localiza un estanque que recoge el agua del canal que proviene de la rue Delambre y de una de las paredes del auditorio. El estanque vacío puede ser usado también como escenario