menúcerrar
Edificio de oficinas en la calle Granada 150 en el 22@

Una fachada cerámica, vegetal y altamente eficiente que promueve la biodiversidad y se extiende por los jardines de Ca l'Aranyó.

Parc Glòries Office Building a Barcelona
Parc Glòries Office Building a Barcelona

Parc Glòries Office Building en Barcelona

El presente proyecto consiste en un edificio de oficinas destinado a alquiler en el distrito tecnológico 22@ de Barcelona, con una superficie de 30.733 m². Se trata de un edificio de planta baja y diecisiete plantes piso.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef – Arquitecto

Equipo

Miriam Aranda, Annabel Barba Calpe, Maria Beni – Arquitecto / Maria Duran – Arquitecto y BIM Manager

Colaboradores

STATIC Ingeniería – Ingeniería de estructuras, G3 – Arquitectos técnicos, ARCO Facade Consulting – Fachada, JG Ingenieros – Ingeniería de instalaciones

Promotor

Moorage Inversiones 2014

Ubicación

Constructora

VOPI4, Grupo Eiffage

Estado del proyecto

Construido

Fecha inicio

2014

Fecha final

2019

Superfície total

30.733 m2
© Rafael Vargas

Parc Glòries Office Building

La planta baja se compone de una pieza longitudinal que ofrece una fachada abierta en la calle Ciudad de Granada. Acoge también el desembarco de las escaleras exteriores de evacuación en los dos extremos y un porche que ocupa los chaflanes y se prolonga por la fachada posterior que da al parque. Esta pieza longitudinal concentra el acceso principal en las oficinas, un local destinado a gimnasio, espacios de instalaciones y la rampa de acceso al aparcamiento subterráneo.
© Rafael Vargas
© Rafael Vargas
El edificio Parc Glòries ha significado para Batlleiroig un ejercicio de honestidad y rigor, donde los criterios de sostenibilidad se han centrado más en la economització de los recursos que en la utilización de soluciones complejas y dependientes de sistemas domóticos Albert Gil MargalefArquitecto / CEO / Senior Partner

plantas diáfanas

Las plantas de la 1 a la 8 ocupan toda la longitud del edificio y tienen la misma configuración. Son plantas diáfanas con un núcleo compacto de comunicaciones y servicios, adosado a la fachada que da en la calle Ciudad de Granada. En los dos extremos se localizan las escalas exteriores de evacuación.

Las plantas 9 a 16 ocupan, aproximadamente, 3/4 de la longitud del edificio, atrasando, de este modo, el testero que da en la calle Tánger. Estas plantas superiores se configuran del mismo modo que las inferiores, dando lugar a plantas diáfanas de oficinas, un núcleo de comunicaciones compacto y unas escalas exteriores de evacuación en ambos extremos. La planta 9 tiene salida sobre la cubierta de la planta 8 generando así una zona exterior común para todo el edificio. La planta 16 está pensada para un único inquilino y atrasa algo más su fachada sobre la calle Tánger para generar un espacio de terraza privada.

La planta 17 está destinada a instalaciones y ascensores.

Creemos firmemente en la sostenibilidad lógica, en aquella que promueve la implicación de los usuarios y premia su interacción con el medio aportándoles salud y bienestar Albert Gil MargalefArquitecto / CEO / Senior Partner
© Rafael Vargas
© Rafael Vargas

Un edificio LEED Platinum

El proyecto PARC GLORIES ha sido diseñado para obtener la máxima calificación energética; una certificación LEED® Platinum.

Los criterios básicos de la actuación se centran en 3 grandes áreas: Ahorro (material, energético y de recursos hídricos) Calidad ambiental (minimización de agentes contaminantes exteriores e interiores, calidad de los espacios en materia de iluminación natural, confort material y calidad del aire) y dotación del edificio de los equipamientos necesarios para propiciar la salud de sus usuarios, su uso sostenible y ejercer una contribución al medioambiente (terrazas y espacios biofílicos, espacios que propician el reciclaje, equipamientos que fomentan el uso de transporte no contaminante, espacios comunes que fomentan el deporte y la salud física y áreas dedicadas al descanso, en contacto con la naturaleza y el aire libre.

Los criterios de ahorro energético se han centrado en la minimización del gasto y en el control solar mediante un cuidadoso diseño de las envolventes (una doble piel tamiza la incidencia solar y permite un máximo aprovechamiento de la luz natural en todas sus fachadas y orientaciones, y una cubierta que evita el efecto de isla de calor mediante el uso de materiales que reflejan la incidencia solar y tienen una mínima inercia térmica) y mediante una planificación exhaustiva del ahorro en el gasto, tanto de luz como de climatización. En Batlleiroig creemos firmemente que el mejor ahorro yace en el mínimo uso de los elementos de climatización.

© Rafael Vargas

Calidad ambiental

La Calidad ambiental se asegura mediante un riguroso control de los materiales utilizados en la obra; tanto de construcción como de revestimiento final. En Batlleiroig tenemos el compromiso de exigir materiales que certifiquen su origen sostenible, minimizar la huella ecológica mediante el uso de materiales de proximidad y fomentando en la medida de lo posible el reciclaje y el uso de materiales reciclados. Todos los revestimientos de origen vegetal son cuidadosamente escogidos, exigiendo su certificación de gestión forestal sostenible y trazabilidad. Los materiales de origen no orgánico se escogen en base a su no-emisión de compuestos volátiles. Todo esto contribuye a una calidad del aire que repercute directamente en la salud de sus usuarios.

La salud de los usuarios está también estrechamente relacionada con la capacidad del edificio de relacionarse e interaccionar con el medio natural. Esto significa que el edificio no es ajeno a los ritmos circadianos, permitiendo la entrada de luz natural al 100& de los espacios –incluidos los baños- y permitiendo el contacto visual directo con vegetación natural a través de las terrazas y las jardineras que inundan de verde la fachada trasera. En Batlleiroig estamos convencidos de que un edificio biofílico no solo fomenta el bienestar y estado anímico de sus usuarios sino que también contribuye a mejorar su productividad y rendimiento laboral.

El ahorro de recursos se ha enfocado en dos estrategias: en primer lugar, en la minimización del gasto de recursos hídricos, mediante la reducción del gasto en todos los elementos comunes de sanitarios y grifería y de la utilización de especies vegetales de baja demanda hídrica. En segundo lugar, en la captación del agua de lluvia mediante sistemas de conducción y colección en aljibes en los espacios de cubierta. Esta operación se traduce en el almacenamiento de hasta 50 m3 de agua para el riego de la vegetación de todo el complejo.

© Rafael Vargas
© Rafael Vargas