menúcerrar
Edificio de oficinas en la calle Almogàvers 160 en el 22@

Un edificio de oficinas aterrazado y respetuoso con su entorno que consigue unos lugares de trabajo excepcionales en relación con los espacios exteriores y la vegetación.

Oficines Almogàvers 160 a Barcelona
Oficines Almogàvers 160 a Barcelona

Oficinas Almogàvers 160 en Barcelona

Las oficinas en Almogàvers 160 combinan la tradición industrial del Poblenou con la alta tecnología del 22@, albergando unos espacios de trabajo de gran calidad y relacionados con la vegetación, que obtienen la doble certificación LEED Gold y Well. Su fachada conjuga la apariencia sólida de los prefabricados de hormigón con elementos metálicos que aportan ligereza en su interior.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Albert Gil Margalef – Arquitecto

Equipo

Meritxell Moyà Vilalta, Cristòfol Tauler Bennàsar, María Ferrer Morey, Carla Cadavid Izquierdo, Xabier López Corres – Arquitecto / Diana Calicó Soler, David Sobrino Viguín, Jordi Pontnou Orga – Arquitecto técnico / Clàudia Amías Roget – Arquitecto y paisajista

Colaboradores

BIS Structures – Ingeniería de estructuras, PGI Engineering – Ingeniería de instalaciones, Ferrés Arquitectos y Consultores – Fachada

Promotor

Conren Tramway

Ubicación

Constructora

Sacyr

Estado del proyecto

En construcción

Fecha inicio

2020

Superfície total

13.385 m2

Superfície exterior

2.196 m2
Las oficinas A160 buscan la máxima permeabilidad en planta baja e incorporan espacios públicos de calidad. / © bside

Un entorno en rápida transformación

Este proyecto forma parte, junto a las oficinas en Badajoz 97, de un mismo planeamiento realizado por batlleiroig en 2019: el Plan de Mejora Urbana de la manzana Pere IV – Badajoz, donde el reconocimiento de las tramas históricas, los edificios preexistentes y los pasajes de la manzana da lugar a una ordenación con un nuevo espacio público central y que se adapta a un entorno en rápida transformación.

Esta urbanización no solo reconoce el Passatge del Camp ya existente en la manzana, sino que lo refuerza con un nuevo sistema de pasajes que permiten esponjar la manzana industrial históricamente densificada e incorporar espacios públicos de calidad y con los que Almogàvers 160 dialoga.

La sección escalonada del proyecto da lugar a un gran patio interior privado donde la vegetación es protagonista. Esta estrategia resuelve con especial respeto la relación con las preexistencias de la manzana. / © bside

Una intervención respetuosa con las preexistencias

Las oficinas A160 ocupan el chaflán de la manzana entre las calles Almogàvers y Ávila, donde el edificio crece en altura para irse aterrazando hacia el interior de la parcela, dando lugar a un patio interior privado donde la vegetación es protagonista. Se trata de un proyecto que se resuelve en una sección escalonada con especial respeto por las preexistencias del entorno.

El acceso principal al edificio se sitúa en el chaflán, donde el volumen se retira en planta baja liberando la esquina. Un gran porche a doble altura enmarca el acceso al edificio a la vez que conduce la entrada al sistema de pasajes interiores de la manzana.

En el interior, un gran lobby que se caracteriza por su gran permeabilidad con la calle, transporta al interior la espacialidad y las materialidades del porche exterior. Para reforzar este carácter de transparencia de la planta baja, la rampa de acceso al aparcamiento se comunica visualmente con el lobby: un espacio amable y con presencia vegetal que funciona como telón de fondo en la bienvenida a los usuarios del edificio.

© bside
El gran porche de acceso refuerza el chaflán y conduce al sistema de pasajes interiores de la manzana. / © bside

Conectando con el pasado industrial del Poblenou

La imagen del edificio viene dada por la propia estructura, una estructura prefabricada de hormigón visto siguiendo una geometría ordenada que busca conectar con el paisaje fabril que ha caracterizado la historia de este sector de la ciudad.

De esta manera, la estructura se traslada a fachada permitiendo dejar un espacio de oficinas diáfano y organizado por un núcleo de servicios y circulaciones que se sitúa en el centro de la planta. Además, este sistema estructural se concibe en fase de proyecto como una fórmula óptima para reducir el tiempo de construcción.

El sistema compositivo modular de fachada se altera mediante algunos huecos de mayor tamaño que buscan romper la monotonía. Estos se componen de una doble piel de vidrio en fachada creando una cámara de aire a modo de cojín térmico, mejorando las condiciones climáticas del interior de las oficinas.

Los espacios de trabajo están siempre en contacto con las terrazas, protagonizadas por la vegetación. / © bside

Fachada biofílica y escalonada

Todos los espacios de trabajo se encuentran en relación con espacios exteriores de calidad y vegetación, mejorando el bienestar de sus usuarios. De esta forma, cada planta cuenta con una terraza fruto del escalonamiento del edificio.

En ellas, se propone un sistema de jardineras perimetrales que actúan como filtro vegetal y se integran en el entorno, complementadas con unas pérgolas colonizadas por la vegetación que aportan protección solar.

Esta fachada biofílica que mejora el confort de sus ocupantes y fomenta la biodiversidad en la ciudad, culmina en un patio interior en la planta baja protagonizado por la vegetación.

© bside
Además de las terrazas de las que dispone cada planta de oficinas, el edificio suma un patio interior en la planta baja protagonizado por la vegetación. / © bside

Un edificio óptimo con espacios de calidad

Un punto singular en Almogàvers 160 es la disposición de oficinas en bajo rasante. Unos espacios que, lejos de convertirse en oscuros y aislados, están en estrecho contacto con el patio verde exterior y gozan de una iluminación de calidad y en contacto con la vegetación.

Esto es posible gracias a un espacio intermedio que actúa como transición entre el interior y exterior: un atrio a triple altura que, mediante una estructura metálica muy esbelta y sencilla, genera un espacio de encuentro con iluminación y ventilación natural. Este espacio actúa como espacio polivalente de relación, pudiéndose destinar a espacio de trabajo, conferencias, eventos u otras actividades.