menúcerrar
Nuevas instalaciones deportivas y sociales del Real Club de Polo de Barcelona

Un gran espacio porchado que vertebra los nuevos usos deportivos y sociales del Club.

Nova edificació del Reial Club de Polo de Barcelona
Nova edificació del Reial Club de Polo de Barcelona

Nueva edificación del Real Club de Polo de Barcelona

Un nuevo edificio ordena el complejo deportivo del Club, potenciando la conectividad entre los espacios interiores y exteriores en unas nuevas instalaciones modernas, accesibles y sostenibles.

Autores

Batlleiroig Arquitectura. Enric Batlle Durany, Joan Roig i Duran, Casacuberta Matías Arquitectes. Victòria Casacuberta de la Rosa, Carlos Matías Sendra – Arquitecto

Equipo

Clàudia Amías Roget – Arquitecto y paisajista / David Sesé López, Marc Sánchez Olivares, Ronda Quetglas Aragay – Arquitecto / Abel Porcar Badal, Helena Valls Fígols – Arquitecto y urbanista

Colaboradores

Capilla Monaco – Ingeniería de estructuras, PGI Engineering – Ingeniería de instalaciones, ACTIO – Project manager, Dirección de ejecución de obra

Promotor

Real Club de Polo de Barcelona

Constructora

Voracys

Estado del proyecto

En curso

Fecha inicio

2022

Superfície total

9000 m2
© SBDA

Un nuevo complejo deportivo y social

Con motivo del 125 aniversario del Real Club de Polo de Barcelona y tras 90 años en sus instalaciones de la Avenida Diagonal, la asociación deportiva renueva el complejo para unificar unas instalaciones fragmentadas y con espacio insuficiente.

Para ello, acorde al Plan Especial aprobado en 2019, se propone un nuevo edificio que ordena el conjunto e integra más servicios para el Club en unas nuevas instalaciones modernas, accesibles y sostenibles sustituyendo varias edificaciones obsoletas por el paso del tiempo.

© SBDA

Ampliando el programa del complejo

Las nuevas instalaciones ofrecen una nueva grada hípica, dos piscinas cubiertas, una moderna y completa área de fitness, un atractivo espacio para la celebración de eventos y otros servicios que mejorarán la experiencia de los socios.

La renovación, además, permite la mejora de la accesibilidad de las instalaciones, adaptando todos los servicios a personas con movilidad reducida.

© SBDA

Espacios diáfanos y polivalentes

El nuevo edificio cuenta con espacios de grandes luces, permitiendo disponer de salas amplias y polivalentes, y adaptándose a la diversidad de servicios que ofrece el Club.

Estos se relacionan de forma intensa con los espacios exteriores, buscando fomentar la celebración de actividades y eventos al aire libre. En la segunda planta, un gran espacio porchado posibilita la realización de actividades deportivas al aire libre y genera un espacio de recepción para eventos, funcionando como antesala de la sala polivalente de 400 m2.

Así mismo, las escaleras y circulaciones se emplazan en lugares estratégicos y se diseñan amplias y con luz natural, comunicando espacios interiores y exteriores e invitando a ser usadas. En definitiva, unas escaleras que además de cumplir la normativa, son saludables y promueven la movilidad activa.

© SBDA

Una cubierta que ordena los usos del Club

La cubierta del nuevo edificio se prolonga para conformar la tribuna de la pista de saltos, que se amplía para poder acoger grandes acontecimientos de hípica. La nueva disposición de la grada no solo incrementa el aforo para los eventos hípicos, sino que también mejora su visibilidad.

Esto, conjuntamente con el aprovechamiento de la topografía y una altura limitada de las edificaciones, permite minimizar el impacto visual de las nuevas instalaciones en un entorno que se pretende mantener con un carácter de espacio abierto con edificaciones de una escala en relación a su entorno.

© SBDA

Materiales naturales y de proximidad

Para la materialización de la gran cubierta se ha apostado por la madera; material natural, sostenible y renovable que tiene unas cualidades técnicas excelentes para su uso en prácticamente cualquier tipo de construcción.

Además, la madera también es protagonista en muchos espacios interiores del nuevo edificio, aportando calidez y tamizando la luz natural, además de minimizar la huella de carbono de la intervención. Ejemplo de ello son las nuevas piscinas, donde la madera genera un espacio óptimo para resistir las exigentes condiciones higrométricas de la actividad.

Espacios exteriores verdes para ser vividos

El tratamiento de los espacios exteriores del entorno busca potenciar los recorridos exteriores y la conectividad entre el interior y exterior, para así mantener el espíritu del complejo.

El nuevo ajardinamiento se realiza con vegetación autóctona y de bajo requerimiento hídrico, además de respetar y poner en valor las palmeras existentes, continuando el eje verde de los jardines colindantes de Torre Melina.